Mié 28.08.2019
Mié 11.09.2019
EE.UU.: ordenan revisar una sanción contra el biodiésel de la Argentina
Jue 05.09.2019
Biocombustible: peligran 5.000 puestos de trabajo en Santa Fe
Vie 30.08.2019
Biodiesel: Pymes alertan que hay 60 mil empleos en riesgo por congelamiento de precios

Costos en dólares y precios congelados frenan a la industria de biocombustibles

Esta combinación de sucesos complica mucho a las pequeñas y medianas empresas. El grueso de las pymes están con entregas mínimas a la industria.

El Gobierno Nacional congeló el precio de las naftas y gas oil por noventa días, como parte de una serie de medidas económicas recientes. Mientras aun se espera una salida consensuada, entre el Estado y las petroleras, para evitar problemas judiciales o de abastecimiento, la industria de los biocombustibles sufre el “doble golpe”.  ¿De qué se trata?

“La decisión inicial del decreto del congelamiento de precios para las naftas y el gas oil no alcanzaba a los biocombustibles. Fue una decisión posterior y forzada por parte de la Secretaría de Energía de incluirlos”, advierte, en primera instancia, Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno. A lo que agrega que, “las materias primas del biodiésel y etanol -la soja y el maíz, mayormente- están dolarizadas, con lo cual si no se permite una suba de precios, esta combinación le pega muy mal a la industria”. 

Las consecuencias, según Molina, es el freno industrial de las pequeñas y medianas empresas, también a las grandes fábricas que no están integradas a una aceitera, generando “un quebranto muy grande“. 

Si no se revierte la medida, agrega el directivo, las empresas que ahora están procesando, lo harán hasta fin de mes porque tienen un remanente de aceite o precios ya acordados con antelación, pero no hay horizonte más allá de inicios de septiembre.

“Actualmente, hay una escasez manifiesta de producto, con un Gobierno que está al tanto, pero que no accionará porque nunca quiso a la industria de los biocombustibles“, afirma Molina y advierte que el sector seguirá en negociación con la Secretaría de Energía y, si no hay avances, se avanzará por la vía judicial.

De acuerdo a Molina, “los productores más afectados son los que elaboran biodiésel y etanol de caña porque ya venían arrastrando problemas de rentabilidad, mientras que algunos productores de etanol de maíz siguen entregando a pérdida, en muchos casos”.