Mié 30.01.2019
Lun 18.03.2019
Biodiésel: Pymes alertan que producen a pérdida por falta de actualización de precios
Lun 25.02.2019
El biorrecital de Ed Sheeran se energizó con biodiésel realizado en Santa Fe
Jue 14.02.2019
Paul Mc Cartney utilizará aceite usado para el suministro eléctrico en su recital

Biodiésel: la Unión Europea no le aplicará sanciones a la Argentina

Fuente: 
La Nación
En 2018 la Unión Europea adquirió biodiésel de origen argentino por US$890 millones y 1,3 millones de toneladas

La Unión Europea desistió de sancionar a las exportaciones de biodiésel argentino por supuestos subsidios tras un acuerdo entre exportadores argentinos y las autoridades europeas.

Así lo confirmó a LA NACION el presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Luis Zubizarreta. "Para nosotros es una muy buena noticia, es para destacar el trabajo de Cancillería", dijo. "Hemos trabajado durante varios meses para arribar a un acuerdo mutuamente beneficioso", añadió.

El acuerdo alcanzado en Bruselas, cuyos detalles todavía no fueron revelados, consiste en exportar biodiésel por una cantidad determinada y un precio mínimo con un arancel de 6,5%. Por un reclamo de los productores europeos de biodiésel, la Comisión Europea había iniciado el año pasado una investigación por supuestos subsidios que, de haber prosperado, hubiera significado la imposición de un arancel de entre 25% y 33%, por el que la Argentina se hubiera quedado fuera del mercado europeo.

Tras negociaciones entre la Cancillería, con el apoyo del sector privado, el Comité de Prácticas Comerciales de la Comisión Europea aprobó por mayoría el acuerdo alcanzado con la Argentina y por ahora no habrá sanciones.

 

En 2018 la Unión Europea adquirió 1,3 millones de toneladas de biodiésel de origen argentino por US$890 millones.

 

Es prácticamente el único mercado abierto para las exportaciones de biodiésel argentinas, ya que Estados Unidos impuso aranceles antidumping. Para el complejo oleaginoso es crucial, porque le permite mantener su capacidad instalada en operaciones y sostener el precio de la soja que le paga a los productores.

La Unión Europea había perdido un litigio contra la Argentina en la Organización Mundial del Comercio (OMC) tras imponer sanciones por supuesto dumping. Las autoridades comunitarias argumentaron que la Argentina tenía 16 programas de promoción y ayuda al biodiésel.

 

Además, dijeron que el diferencial de derechos de exportación que existía entre el poroto y el aceite de soja significaba una práctica predatoria del comercio.

 

La cancillería argentina, por el contrario, aseguró que ese diferencial no violaba las normas de la OMC y ganó el caso en 2017. Tras ese triunfo, los industriales europeos de biodiésel que se resisten a la competencia argentina presionaron para impulsar una sanción por supuestos subsidios.

 

El año pasado el gobierno argentino eliminó el diferencial en las retenciones entre el poroto de soja y sus subproductos, lo que provocó el malestar de la industria, y además fijó derechos de exportación para todos los productos de la economía, entre ellos, el biodiésel. Esas medidas le quitaron peso al nuevo reclamo europeo.