Jue 18.10.2018
Mié 14.11.2018
Santa Fe impulsa usar biodiesel en el transporte
Lun 12.11.2018
Los equipos de luces de Roger Waters utilizaron biodiesel de Santa Fe
Mié 07.11.2018
Estados Unidos analiza volver a importar el biodiésel de la Argentina

El biodiesel nacional emite un 70% menos de CO₂ que el europeo

Fuente: 
Revista Petroquimica
Las emisiones nocivas del sector son sumamente bajas en comparación con los valores de referencia en Europa: apenas 26 gramos de dióxido de carbono por megajoule frente a los 83,8 gramos fijados por la normativa europea.

El biodiesel que se produce en la Argentina es más amigable con el medio ambiente al emitir menos gases de efecto invernadero (GEI) que el de otras latitudes. Así lo destaca un estudio confeccionado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio).El relevamiento indica que casi un 100% del biocombustible local exportado al Viejo Continente es sustentable, ya que sus emisiones de dióxido de carbono (CO₂) son un 70% menores con respecto a los valores de referencia que establece la Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea (UE).

En base al análisis de la producción de soja y los establecimientos que transforman los granos en biodiesel a lo largo de tres campañas consecutivas, el INTA y Carbio determinaron que el recurso producido en el país emite 26 gramos de CO₂ equivalente por megajoule (Mj). La normativa europea, por su parte, establece como forma predeterminada una emisión de 83,8 gramos de CO₂ por Mj. Según Jorge Hilbert, coordinador del Programa Nacional de Bioenergías del INTA, para obtener un valor único del biodiesel nacional se consideraron los paquetes tecnológicos empleados en la producción de soja, además de la logística, el transporte y los valores de la industria que transforma el grano. “Uno de los principales insumos que se utilizaron para el cálculo de emisiones en la etapa de producción primaria fue la definición de los paquetes tecnológicos usados en las diferentes regiones del país, incluyendo la adopción de la siembra directa, los materiales genéticamente modificados y la incorporación de herramientas de la agricultura de precisión”, detalla.

Adicionalmente, apunta, estuvo contemplado el cálculo de todas las empresas que exportan, el origen de los insumos, el transporte y los valores de molienda. “Gracias al sistema de Relevamiento de Tecnología Agrícola Aplicada de la Bolsa de Cereales pudimos cuantificar con rigor las emisiones en soja por regiones tecnológicas homogéneas e identificar con un alto nivel de detalle el perfil tecnológico de los productores”, explica.

Ventajas ambientales

Entre las mayores ventajas ambientales que ofrece el sistema de producción de biodiesel en la Argentina figura la siembra directa, sistema que permite un ahorro de hasta un 40% en el uso de combustible verde, además de reducir la cantidad de labores en el suelo. Desde Carbio se destaca, asimismo, que la mayor concentración de producción de soja se localiza en una zona de aproximadamente 300 kilómetros a la redonda.

En esa dirección, Víctor Castro, director ejecutivo de la entidad, acota que las rotaciones de cultivos de las últimas campañas mejoran la sustentabilidad del sistema. “Se observa un claro cambio de tendencia que podría significar un gradual descenso de las emisiones del cultivo para optimizar los valores finales del biodiesel. Eso nos permite ser cada vez más optimistas en relación con los indicadores”, comenta.

A su entender, los sistemas productivos de los biocombustibles locales cumplen sobradamente con los criterios de sustentabilidad establecidos por la comunidad internacional. “Pudimos comprobar fehacientemente que nuestro sistema de producción se caracteriza por su eficiencia en la reducción de emisiones”, remarca.

Más cifras

En el marco de las campañas 2015, 2016 y 2017, el estudio analizó un total de 26.522.772 toneladas (Tn) de granos de soja y un volumen de biodiesel de 2.165.986 Tn. El valor promedio de las emisiones en la producción de soja argentina rondó los 245,4 kilogramos (kg) de CO₂ por Tn. Expresados en Mj (la unidad de energía que define la cantidad de trabajo realizado), en este rubro se llega a un promedio de 10,6 gramos de CO₂, con un máximo de 16,3 y un mínimo de 6,8, según la campaña y la empresa en cuestión.

En cuanto a la composición de las emisiones totales del sector, un 48% correspondió a la industria, un 40% al segmento agrícola y un 12% al transporte del recurso. Vale aclarar que un 91% de los granos producidos en el país se mueve en camiones, mientras que un 8% lo hace en ferrocarril y el 1% restante en barcaza. Estos porcentajes son muy distintos a los de Estados Unidos (donde un 60% del movimiento es fluvial) o Brasil (donde el ferrocarril posee una participación cercana a un 30%).